1992

En agosto de 1992, la sede del Colegio Internación Maria Mater Ecclesiae se traladó a Castel di Guido, une pequeña localidad cerca de Roma. Esta casa fue testigo de los primeros pasos  de un colegio destinado a acoger y a capacitar a jóvenes seminaristas de muchas diócese de los cinco continentes.

Un año después, en 1993, en la capilal de la casa de Castel di Guido, fue ordenado el primer sacerdote alumno del Maria Mater Ecclesiae. Fue el comienzo de una cadena de sacerdotes formados en este Colegio que hoy, después de 29 años, supera los 950 sacerdotes.