COVID-19

Mensaje del rector, P. Enrique Tapia, L.C., sobre las medidas que se tomaron en el Colegio por el Coronavirus

Italia está pasando por un momento muy crítico a causa del COVID-19, situación que en los últimos días se ha extendido a toda Europa.

Estoy convencido de que en esta Cuaresma, cuando cambiemos nuestros costumbres y nos sintamos perdidos, el Señor nos pedirá que ayunemos de otra manera y nos acompañe en el desierto para que podamos, en el silencio de nuestro corazón, redescubrir la verdadera relación con el Padre y comprometernos con mayor caridad en la vida comunitaria, descubriendo su significado más profundo.

Nuestro Colegio ha puesto en marcha nuevos procedimientos para hacer frente a la epidemia y para dar seguimiento a lo que se ha publicado en los decretos gubernamentales y en las disposiciones de la Conferencia Episcopal Italiana y del Vicariato de Roma.

Hemos introducido gradualmente varias medidas de acuerdo con las circunstancias cambiantes:

- Desde el miércoles 4 de marzo las universidades y escuelas de Italia están cerradas, así como los  Ateneos Pontificios. Como el decreto ministerial prohibía a las personas abandonar sus casas, pedimos a los seminaristas que suspendieran la bendición de casas y, a ellos y a los sacerdotes, que no salieran salvo en caso de necesidad.

- Desde el 9 de marzo las medidas se han intensificado y, entre otras disposiciones, se ha prohibido salir de casa sin una razón válida verificable por las autoridades mediante la presentación de una auto certificación legal. Nosotros, en casa, hemos pedido a los seminaristas y sacerdotes que:

  1. No salgan por ningún motivo (excepto en casos de grave necesidad). Encargamos a los formadores que compraran lo que necesitaban los seminaristas y sacerdotes, respetando todas las precauciones dadas para evitar contagio;
  2. que mantengan al menos un metro de distancia en las relaciones interpersonales, por este motivo hemos acondicionado diferentes áreas de la casa: capilla, comedor, etc;
  3. Seguir las instrucciones del Vicariato para la Santa Misa, es decir, omitir el saludo de la paz, distribuir la comunión en la mano y vaciar las pilas de agua bendita de la capilla. Continuamos normalmente con las celebraciones litúrgicas y los actos comunitarios.

Hemos también pedimos sentido de responsabilidad y atención, ya que al protegerse a sí mismos también protegerán a sus cohermanos y formadores. 

Con el fin de informar correctamente a los seminaristas y sacerdotes sobre el virus y evitar que el miedo excesivo se extienda entre ellos, invitamos a uno de nuestros cohermanos médicos a dar una conferencia.

Estamos reorganizando los días para que los seminaristas y sacerdotes privilegien la oración personal y comunitaria y el estudio durante este tiempo. Desde la semana pasada el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum  ha activado algunas clases a través de Internet. Las demás universidades ponticifias lo hacen también lo que permite que tanto seminaristas como sacerdotes siguen con el curso académico.

Rezamos para que como el Papa desea "el tiempo de Cuaresma nos ayude a dar un sentido evangélico a este momento de prueba".

En Cristo, P. Enrique Tapia, L.C.