Cuaresma 2020

Cuaresma 2020, Tiempo de gracia y amor

Un tiempo de gracia y amor, estamos una vez más inmersos en el impulso de amor de Dios, Padre en su plan de salvación para la humanidad. Este tiempo es la "Cuaresma" que da testimonio de una ferviente caminata de 40 días uniendo nuestro esfuerzo a la gracia de Dios que viene a nosotros para ayudarnos a ser "uno" con ÉL.

Esta Cuaresma de 2020 debe recordarnos tres condiciones principales: en primer lugar, nuestra fragilidad humana, que debe ser un reflejo de nuestra humildad (Fil 2:6-11). Notemos que hoy en día la humildad se está exfiltrando de nuestra conciencia humana. Estamos en una esfera de orgullo y sobrevaloración del yo. El hombre vive sólo para sí mismo, y se cree el centro de todo y el amo de la humanidad. No debería ser así, ya que la fragilidad humana es precisamente su inminente retorno a las cenizas de la tumba. El hombre en su acción hacia sí mismo y hacia su prójimo debe reflejar humildad.

Entonces, la otra condición de este tiempo de gracia es el amor (cf. 1 Cor 13, 13). Saber dar Amor es un don de Dios y una disposición infusa en el corazón del hombre que merece ser revelada. Precisamente, esta época de Cuaresma viene a ayudarnos a ser mensajeros de este amor hacia nosotros mismos y hacia nuestro prójimo. Dar amor al otro es dar Dios al prójimo (cf. At 13, 46-49). Debemos transmitir Dios a nuestro alrededor compartiendo el pan diario con aquellos que no lo tienen. Miremos en las calles de nuestras ciudades y cerca de nuestras casas: hay personas sin hogar que necesitan un pequeño trozo de pan. Darle a Dios al otro es escuchar al vecino que necesita hablar con un hermano y una hermana. Darle a Dios al vecino es aprender a salir de nuestras madrigueras para visitar a un amigo y conocido que necesita la cercanía humana.

Finalmente, pensemos en la tercera condición que es el perdón (cf. Mateo 6, 14). Sepamos perdonar y cultivemos la tolerancia hacia la Iglesia y especialmente. Ellos también necesitan de nuestras oraciones, fervientes y numerosas. Durante este tiempo de Cuaresma aprendamos a mirar menos las faltas y fracasos de los demás. Evitemos herir al otro, sepamos reconocer nuestras faltas y pidamos perdón.

Así que, hermanos y hermanas, recemos durante esta Cuaresma del 2020 para que la humildad, el amor y el perdón reinen en nosotros.

Don Ruffin *

 

 

* El P. Ange Ruffin GOLI viene de la diócesis de San Pedro en el suroeste de la Costa de Marfil, cerca de Abidjan. Llegó este año al Pontificio Colegio Internacional Maria Mater Ecclesiae, un colegio para seminaristas y sacerdotes diocesanos de todo el mundo que está dirigido por la Congregación de los Legionarios de Cristo en Roma. Forma parte de la comunidad sacerdotal del colegio que son 45 sacerdotes- El padre Ruffin está estudiando actualmente en la Universidad Pontificia Gregoriana para una licencia en Ciencias de la Comunicación.