Reflexión sobre la Navidad

LA CONTEMPLACIÓN DE CRISTO, DIOS Y HOMBRE EN LA LITURGIA DE LA NAVIDAD

Los textos de la liturgia de Navidad no analizan el misterio, sino que lo contemplan con una mirada sencilla y siempre nueva, expresándolo con esa sencillez que no excluye en absoluto la variedad y riqueza de las imágenes, y lo hacen de una manera lírica y poética en la que utilizan voluntariamente expresiones figurativas, inspiradas en la Biblia. Así, para afirmar la realidad de las dos naturalezas de Cristo, la liturgia de Navidad se expresa muy a menudo en un juego de contrastes antitéticos inspirados en Isaías, 40, 6-8:

Cada mortal es como la hierba,

Toda su gloria como las flores del campo!

La hierba se seca, la flor se marchita,

pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre.

 La palabra de Dios que permanece para siempre es Cristo considerado en su naturaleza divina, es el Hijo co-eterno del Padre. La naturaleza humana que Él ha asumido está, como la nuestra, sujeta a la muerte: cada carne es similar a la hierba es sólo fragilidad, y pasa. Con respecto al poder e inmutabilidad de Dios, la condición humana es mezquina y transitoria.

La oposición: Dios-carne , gloria y poder del Dios Verbo - debilidad y miseria de la carne asumida, vuelve en todas las liturgias de Navidad, tanto orientales como occidentales. Por lo tanto, comienza el himno de Laudes: "El bendito creador del mundo se ha vestido con el cuerpo de siervos....", después de algunos versículos, continúa:

Toleraré la paja por la cama; 

no despreciaba a un pesebre.

Se alimentaba de un poco de leche

el que incluso alimenta a los pájaros.

 Especialmente las liturgias orientales nos dan expresiones antitéticas similares. La liturgia bizantina se expresa en estos términos en un canto de las vísperas del 26 de diciembre:

 Vosotros que tenéis el cielo como trono, descansad en un pesebre; vosotros que rodeáis los ejércitos de los ángeles habéis descendido entre pastores para salvar a la humanidad.

¿Cómo narrar este gran misterio? El incorpóreo toma un cuerpo; el Verbo está cargado de carne, el Invisible se manifiesta.

             De todas las liturgias orientales, la liturgia siria es quizás la que más frecuentemente toca el contraste entre la gloria de la Palabra de Dios y la debilidad, dulzura y necesidades de su humanidad infantil. Basta con citar un versículo del canto de la fracción durante la liturgia:

Pasé por Belén de Judá y oí unas dulces arias de nanas. Me impresionó: es la voz de María que arrulla a su Hijo: "0 Señor mío, en mí te agradas y yo me convierto en tu madre";

¿quién es tu Padre que no ha tocado a tu madre? Ordena a los serafines que permanezcan en fila y que te aclamen y te griten: "¡Santo!

             Como pueden ver, en todas las liturgias la contemplación de la Iglesia en Navidad se expresa a través del juego de los contrastes. Parecería que el abismo de humildad y bajeza en el que aparece la Palabra nos permite comprender mejor el abismo insondable de su divinidad. Por otra parte, que esta divinidad haga más sensible la rebaja y la humildad con que el Hijo amado quiso venir hacia nosotros.

 

Esta reflexión ha sido escrita por el P. Edward McNamarra, L.C., director del Instituto Sacerdos al Ateneo Pontificio Regina Apostolorum