Mensaje para el Adviento

Adviento: ¡Es hora de despertar!

Queridos amigos

Este mes damos inicio con la celebración del primer domingo de Adviento y la apertura del nuevo año litúrgico. La Palabra de Dios que la liturgia nos propone para estas semanas antes de Navidad está llena de consejos para vivir este periodo antes del nacimiento de Jesús: en las primeras dos semanas la exhortación a la vigilancia y la conversión es fuerte; en los días anteriores a Navidad, seremos llamados a vivir el misterio de la Encarnación con esperanza y alegría.

Al esperar la Navidad, por lo tanto, es necesario que nuestro corazón, a menudo latente y casi anestesiado por la rutina diaria, sea sacudido y despertado: "Es hora, nos dirá San Pablo, de levantaros del sueño, que la salvación está más cerca de nosotros que cuando abrazamos la fe. La noche está avanzada.  El día se avecina. Despojémonos, pues de las obras de las tinieblas y revistámonos las armas de la luz "(Rom. 13: 12-13). Aprovechamos este "tiempo fuerte" para dejar de lado nuestras ocupaciones, nuestras preocupaciones, nuestras cosas, y detengámonos, dejando un poco de espacio para Jesús, que quiere entrar en nuestro corazón. ¡Adviento, según San Bernardo, es una invitación para prepararnos a la triple venida de Jesús! La primera se refiere al momento de la Encarnación del Hijo de Dios, que tuvo lugar hace más de dos mil años. La segunda es el que marcará el fin de los tiempos, cuando Jesús vendrá como juez supremo, "para juzgar a los vivos y a los muertos, y su reino no tendrá fin".

Y finalmente, la tercera, que concierne a cada uno de nosotros, nuestra fe: Jesús quiere venir y entrar en nuestra historia, en nuestras vidas y en nuestros corazones, para darnos fuerza, alegría y paz.

Con su venida, todo se cumplirá: " Entonces se abrirán los ojos de los ciegos y se destaparán los oídos de los sordos; entonces el tullido saltará como un ciervo y la lengua de los mudos gritará de júbilo. Porque brotarán aguas en el desierto y torrentes en la estepa; el páramo se convertirá en un estanque y la tierra sedienta en manantiales; la morada donde se recostaban los chacales será un paraje de caña y papiros. Allí habrá una senda y un camino que se llamará «Camino santo». No lo recorrerá ningún impuro ni los necios vagarán por él; no habrá allí ningún león ni penetrarán en él las fieras salvajes. Por allí caminarán los redimidos, volverán los rescatados por el Señor; y entrarán en Sión con gritos de júbilo, coronados de una alegría perpetua: los acompañarán el gozo y la alegría, la tristeza y los gemidos se alejarán."(Is 35: 5-10).

¡Esta es la gracia que el Señor quiere darnos a cada uno de nosotros si lo dejamos entrar en nuestras vidas!

Este es el deseo que les dirijo a todos ustedes, para este tiempo de Adviento y para la Santa Navidad: que cada uno de ustedes experimente la alegría del encuentro con el Señor, nuestro Salvador. ¡Que tengan una muy Feliz navidad!

El P. Dermot Ryan, L.C. es Vicerrector de la comunidad de los sacerdotes estudiantes del Colegio Maria Mater Ecclesiae. Trabaja en la Congregación para los obispos desde marzo de 2006.